libros

The Obstacle is The Way: The Timeless Art of Turning Trials into Triumph

En el libro The Obstacle Is the Way: The Timeless Art of Turning Trials into Triumph, Ryan Holiday nos muestra cómo personas comunes se convirtieron en excepcionales al enfrentar sus problemas de forma diferente. Transformaron una debilidad en una fortaleza: Rockefeller, Nelson Mandela, Richard Branson, Marcus Aurelius, Amelia Earthart, Wiston Churchill, Lincoln, Gandhi, entre otros.

Todos creemos que somos especiales. Todos creemos que somos únicos. Todos creemos que nuestros problemas son igual de especiales y únicos. La verdad es diferente. Los problemas han existido desde el inicio de la humanidad y la respuesta que damos a ellos siempre ha sido la misma: Miedo. Frustración. Confusión. Depresión. Enojo.

Muchas veces estamos inconformes con nuestro trabajo, nuestras relaciones, nuestro lugar en el mundo. Queremos llegar a algún lado pero algo se interpone en el camino. Y en ese momento, no hacemos nada. Culpamos a nuestros jefes, la economía, nuestra pareja y consideramos nuestras metas como imposibles cuando solamente una cosa es culpable: Nuestra actitud.

Afrontar los problemas es un simple proceso que incluye percepción, acción y voluntad.

Percepción es la forma como vemos y entendemos lo que sucede en nuestras vidas y lo que decidimos que esos eventos significarán. Todos nos encontraremos con obstáculos en la vida. Eventualmente podemos descubrir que lo que importa no son los obstáculos sino cómo les vemos, cómo reaccionamos a ellos y cómo mantenemos nuestra compostura.

No hay bueno o malo sin nosotros, simplemente hay percepción. Existe únicamente el evento y la historia que nos contamos sobre lo que significa ese evento.

Acción. En la vida no importa de dónde vienes o lo que sucede. Lo que importa es lo que haces con lo que sucede y con lo que te han dado. Y la única forma de hacer algo espectacular es usando todo eso como ventaja. La gente convierte porquería en azúcar todo el tiempo. Porquería que es probablemente mucho peor que cualquier problema que hayamos tenido.

Voluntad es el poder interno que nunca puede ser afectado por el mundo exterior. Si la percepción y la acción son las disciplinas de la mente y del cuerpo, entonces la voluntad es la disciplina del corazón y del alma.

Siempre encontraremos nuevos problemas en nuestra vida. Como dice el proverbio de Haití: “Detrás de las montañas hay mas montañas”. De acuerdo al estoicismo, la forma de afrontar nuestros problemas es simple:

  1. Primero, ver claramente: Ver las cosas por lo que son.
  2. Luego, actuar correctamente.
  3. Finalmente, soportar y aceptar el mundo tal como es.

Por lo general, el peor escenario en una situación no es tan malo como creemos. Es simplemente nuestra percepción del problema la que nos frustra, nos deprime, nos confunde y nos hace enojar.

Es mucho más simple decirlo que hacerlo. Se supone que debe ser difícil. Es necesario encontrar ese punto en que lo que bloquea el sendero es el sendero. Lo que antes impedía acción ahora provee acción. El punto en que el obstáculo se convierte en el camino.

Una versión de esta nota fue publicada originalmente en Junio 2014.